9 de julio de 2009

Fasa: el paraiso del obrero


Ese lugar mágico donde reposan los pocos sabios que en el mundo han sido. Las piscinas de Fasa, esa maravilla, desde el bingo hasta los sándwichs requemaos. El Lourdes del obrero, donde redime todas las tardes sus pecados y sueña con las playas del sardinero, mientras luce con orgullo bañador reventón marcando pila y faria después de comer.

5 comentarios:

Ars natura dijo...

Muy buenas estas dos últimas entradas.

Un fasero orgulloso de ser obrero dijo...

Fasa es la última fortaleza que le queda al verdadero obrero. Que no se le ocurra entrar a ningún jefecillo o ingenierillo recién licenciado que vaya de sobradete, porque le va hostia. Fasa es para el currante que las pasa putas en la cadena. Los ingenierillos que se vayan a sus putas piscinas de ricos de urbanización a comer marisquito.

vaderetrocordero dijo...

Sois unos putos gigantes. Afirmo.

CDM dijo...

Amighos, cuando era adolescente me colé en Fasa con el carnet de un colega, toda una hazaña teniendo en cuenta que entrar es más jodido que salir de Alcatraz con vida.

Anónimo dijo...

Eso a los ingenieros al paredón, que no merecen ni vivir. Habría que quemarles a todos simplemente por respirar porque no son personas.
Si esque a quién se le ocurre tener la estúpida idea de meterse a estudiar x años como cabrones para luego que te escupan por la calle por ello, verdad?
Claro, claro, como en este país sólo estudian los ricos, no es así?

Sí señor, este mundo se divide entre obreros y patrones y el resto queda en el limbo.

No sé no sé, pero me llega un cierto olorcillo a rancio..